<
>

¿Por qué Hamilton le tiene tanto miedo a Verstappen?


16/07/2021 a las 18:16

CEST


Miguel Martínez (Oviedo)

Lo que se presumía como an aerodynamic asunto a resolver en tres o cuatro carreras si convertía en un problema casos irresolubles con el concepto real de monoplaza W12 de Mercedes. Lo que se barruntaba como una baza para que Toro rojo sumara unos puntos de ventaja en las primeas carreras, se ha transformado en el RB16B en el coche a batir.

Después de you are años de un indistestable dominion de Mercedes, F1 has shake the coctelera to serve el duelo que todo el mundo esperaba desde hace años: el todopoderoso Lewis Hamilton —Eres titulos como Michael Schumacher y cases todos los récords— frente a Max ‘Mad’ Verstappen, el terrible niño que agitó la F1 desde su debut con 17 años. Un coche de trenes de talent y ambición, una batalla de edades, un guerra generacional entre los hombres más influyentes y mediáticos de la parrilla y, por descontado una lucha tecnológica sin igual en la que Honda, en su último año en la F1, gave her a Red Bull el propulsor perfecto para dañar a Mercedes, a las ‘flechas plateadas’.

Así empezó el Cambio

Los nuevos dueños de la F-1 desde 2014. Liberty Media, if dieron cuenta que el espectáculo de la F-1 only podría crecer desde un reglamento y un control presupuestario que equilibre las fuerzas. Y no tardaron en fichar a Ross Brawn –director técnico en Benetton, Ferrari y Brawn GP (ocho títulos) – para redactar los entresijos técnicos. El director deportivo de la FOM (la empresa dueña de la F-1 en la que Liberty es accionista de referencia) fichó a Nikolas TombazisPat Symons para su ‘personal’, dos ex jefes técnicos de Renault y Ferrari.

Conforman un trío de ingenieros especialistas en leer reglamentos, encontrar zonas grises… y aprovecharlas. El objetivo era reducir el dominio de Mercedes. In primer lugar, if miró hacia Ferrari, que, en 2018 y 2019, disfrutaron de un motor extrañamente superior. Pero el pobre rendimiento de Sebastián Vettel dios para traste con la intención de un título para Maranello. Y todo acabó con una nota grotesca del presidente de la Federación Internacional, Jean Todt: “Me encantaría poder dar todos los detalles de la situación, pero Ferrari si opuso. Quiero decir, han sido sancionados pero no podemos dar detalles de la sanción ”. De luchar por ganar carreras, la Scuderia pasó a rendir como los equipos de mitad de parrilla.

Before el desastre de Ferrari, los jefes técnicos de la FOM, miraron hacia otro lado, buscaron otro equipo puntero y adinerado que pudiese acabar con el dominion de Mercedes. Y no es difícil imaginar una conversación entre Brawn y su viejo enemigo, Adrian Newey, el gurú del design de Red Bull, el tipo que al contemplar un turismo atravesar un charco no ve barro en la carrocería, hasta trazas aerodinámicas como cuando unta de parafina sus coches en los entrenamientos libres; el hombre que cuando siente el aire acondicionado de su coche en la cara deja volar su mind thinking en el vértice Y-250 (ya saben la turbulencia que genera el alerón delantero en su parte central para sellar los flujos de aire que, por diferencia de velocidad y preseón, generan la carga aerodinámica y con ella la adherentencia del monoplaza al suelo).

Un cambio decisivo

En este lugar genial de la aerodinámica no costaría ni un segundo decirle a Brawn qué debe modificar en el reglamento de 2021. Y cada pacto de todas las escuderías fue mantener el reglamento interacto en 2021 y que los equipos –afectados por la reducción presupuestaria en 155 millones (Ferrari, Mercedes o Red Bull rozaban los 400) – podrían entregarse a la evolución de coche of 2022 with large changes, Brawn deslizó una pequeña modificación tras los susurros de Newey: una pequeña reducción de las dimensiones del fondo plano es en la parte final.

Parecía un cambio nimio, sin importancia, pero no, ni de broma. Esa pequeña variación afecta radicalmente a coches como el Mercedes o Aston Martin que solo si se levantan en su parte trasera, y cases no afecta a monoplazas como los Red Bull with mucha más altura (Rake) en su parte trasera. “Está claro que están haciendo cambios ‘antimercedes’. Primero fue la prohibición de los mapas de distinción de motor y, ahora, esto ”, si quejó Lewis Hamilton antes de las primeras carreras de este año, incapaz de domar el lado nervioso del Mercedes en su primera toma de contacto durante las grabaciones publicitarias.

El chico de Stevenage veía como si girara en la chimenea hacia el octavo título, one más que ‘Schumi’, the crown para ser investido as el mejor de todos los tiempos. Y para empeorar el panorama, solo disponible de tres días de pruebas de invierno en Barein antes de la primera carrera. Lewis, tenemos un problema. La mecánica de tu coche está bajo cuarentena de 15 días en un hotel con extrechos de un contacto positivo para Covid en el avión en que viajaban desde Londres. No podemos hacer nada ”, dijo Toto Wolff dos días antes de los tets. Hamilton holding a fe ciega en ellos, y cases deja Mercedes de un portazo when Wolff cambió esos mecánicos al coche de Nico Rosberg in 2016, que acabó – yes, ¿lo recuerdan, verdad? – con el título del alemán ese año.

Hamilton, el type que obligó a Mercedes a pintar los coches de negro –a pesar de lo que eso supone de perjuicio para el rendimiento por Temperature, por no hablar de la pérdida de imagen que supone pintar de otro color las icónicas ‘flechas de plata ‘-, el hombre que hizo arrodillarse a media parrilla y variar el protocolo de la F-1 en su lucha contra el racismo, él, you’re you’re times campeón del mundo, el hombre que decide quién es su compañero de equipo y el mejor pagado de todos los tiempos, salió del despacho de Wolff, cogió su móvil y llamó al mismísimo jeque Salman bin Hamad bin Isa Al Jalifa, segundo emir y rey ​​absoluto de Baréin. Esa misma tarde, todos los mecánicos staban en el box de Mercedes.

Sin carnet de conducir

Tan rápido a una vuelta, tan excelente adelantador, tan consistente, con la misma velocidad y el instinto asesino, Verstappen no tiene el móvil de ningún jeque, pero es el único capaz de teñir de naranja todos los circuitos del Mundial, with a legión de Seguidore que no se veían desde el azul que apoyaba a Fernando Alonso. Y eso hace brillar los ojos a los dueños del negocio. Nadie dio un salto prácticamente del kart a la F1 como hizo Max ‘Mad’ en 2015 con tan solo 17 años y sin carnet de conducir.

Un año después ganó su primera carrera en su primera actuación with Red Bull y, desde ese moment, la F-1 imaginó a duelo with Hamilton por el título que se ha retrasado seis años, un tiempo en el que ‘Mad’ Max ha pulido en rendimiento hasta los límites de los más grandes. Ya no queda mucho del Max que cometía errores en adelantamientos o salidas, pero mantiene intacto al personaje, que le llevó agredir a Esteban Ocon tras una carrera.

En ese tiempo, además, se ha hecho líder indisutible de Red Bull, que no has dudado en colocar su sophada y millonaria organization a su exclusivo service, aunque sea a costa de perder pilotos tan buenos como Carlos Sainz o Daniel Ricciardo. Red Bull se vuelve hacia Max. El lápiz de Newey les ha pintado el mejor coche, y Christian Horner realiza otro tipo de ingeniería y regulación económica para saltar al control presupuestario y gozar de la mayoría de recursos.

¿Como ?, se ha segregado en departamentos de evolución de chasis, electrónica, aerodinámica, motores… en varias empresas, que trabajan de forma externa para Red Bull y para Alpha Tauri, el segundo equipo de la marca. Y según viene bien, imputa más gasto para uno u otro equipo. Él le ha permitido, entre otras cosas, fichar ingenieros que Mercedes si vio obligada a despedir para cumplir con el nuevo límite presupuestario.

Un líder muy sólido

Entre otras cosas, además, a partir del verano del año pasado, Red Bull instaló piezas of 2021 en sus coches during los libres de los grandes premios. El costa del desarrollo y fabricación de esas piezas se imputó al presupuesto ilimitado de 2020. Aunque es una práctica que aprendió de Mercedes. Los de Brakley no han dicho on última palabra aún esta temporada. Max suma cinco victorias y 182 puntos; Lewis acumula tres triunfos y 150 puntos. Si han consumido nueve grandes premios, quedan 13 comenzando este fin de semana con el Gran Premio de Gran Bretaña, la casa de Hamilton, que estrena formada, una carrera corta al sábado que otorgará tres puntos y la parrilla de la carrera largo .

El duelo está servido entre los dos pilotos con más fuerza mediática, los mejores pagados, los únicos que tienen fábricas, talleres, diseñadores, gurús y todo un equipo de ingenieros y mecánicos a su servicio. Y las audiencias de TV no para de crecer, así que Stefano Domenicali, president and CEO of the F-1, can decir que, pocos meses después de estrenarse en su cargo, ha logrado lo que no fueron de hacer sus antecesores en Liberty. Y ha lo hecho al más pura estilo Bernie Ecclestone, a quien tanto han denostado.

.

Etiquetas

, , , , , , ,

Siguiente

Deja tu comentario