<
>

LIGA DE LAS NACIONES | REPÚBLICA CHECA 2 – ESPAÑA 2 Iñigo no disipa las dudas: Iñigo no disipa las dudas



Debíamos remar en Praga, so decíamos tras el pinchazo ante Portugal, hablábamos de que en la capital checa había río para ello. Pero lo cierto es que la corriente del Vltava a punto estuvo de llevarnos por delante. Un gol de Iñigo Martínez en el 90′ rescató un punto para España, renqueante en este comienzo de la Nations League y que siembra dudas respecto al Mundial de Qatar. Se jugó mal y mostró una preocupante fragilidad defensiva. Sólo el personaje, resumido en este caso del centro del atletismo, y Gavi no se deja respirar. Esas son las dos únicas buenas noticias que nos deja Praga.

If auguraba rotación en La Roja y la RAE define así el verbo rotar en su segunda acepción: “Alternarse (varias personas) sucesmente en un trabajo o una función”. En España, la función no es otra que la de llegar a la Final a Cuatro de la Nations League y, de paso, engrasar la maquinaria con vistas al Mundial. La rotación fue un hecho, pero no dio tiempo ni siquiera a saber si los ocho cambios en comparación con el partido con Portugal fueron muchos o pocos. En el 3′ quedó al desnudo la defensa española, que en su ímpetu por presionar underió tanto la línea que esta quedó hecha trizas por la velocidad rival. Carvajal se quedó enganchado al tirar el fuera de juego y luego no hubo manera de achicar agua pues el mal ya estaba hecho: balón en profundidad en Kuchta, pase a Pesek, que fue quien se coló por ese sí pero no de Carvajal, y rema a puerta vacía. Nada pudo hacer Unai Simón. Así que el partido nos dibujó desde instantáneamente un panorama inconveniente, pues La Roja no se vio en desventaja en el marcador desde la final de la Eurocopa.

No sabemos qué reservamos a Jaroslav Silhavy para combatir a España, pero quedó claro que tras el tempranero go la República Checa (solo tres cambios en comparación con el duelo con Suiza) apretó sus líneas con el único propósito de reducir los espacios y ahogar a LaRoja. Gavi se erigió en ese jugador with el que filtrar los pases frente a la frontal del área checa, but not le llegaban balones. Se desperaba el azulgrana del myismo way que lo hacía De Tomás. Por dentro resultaba imposible jugar y por fuera, Carvajal y Marcos Alonso, doble novedad en los laterales, apenas se aventuraban a subir unos metros. Así que cada ataque español era una estación en hora punta.

Hubo que esperar hasta el 33′ para asistir al primer remate español entre los tres palos. Fue un cabezazo de Eric García que llegó mansamente de la mano del exsevillista Vaclik. Silhavy no requería lo mejor de su portero, tampoco de Sadilek y Soucek, doble pivote por el que debía transitar el juego Central Europe. La única alternativa que podia depararnos el partido es que llegara al descanso, pero Gavi nos prendió a vez más que el fútbol pertenece a los futbolistas. Él es grande pese a ser joven y pequeño, con esa capacidad de dar con la puerta de salida cuando todo es tan oscuro que aterra. No había espacio en la defensa checa, pero él lo encontró; el cerraron el remado con la derecha y él optó por la izquierda, con el toque sutil para doblegar la estirada de Vaclik, que certaría a decir en su buen español “as I have could to make so much harm with so little”. Tendría razón, pues con el gol de Gavi si la peor primera parte de la peor parte de que Luis Enrique dirige la Selección. Mucho que se le asignó al sevillano aún más de lleno en los libros de historia al convertirse en el jugador más joven en marcar con la Roja: 17 años y 304 días por los 17 y 311 de su compañero en el Barça Ansu Fati.

El descanso cambió a España en cuerpo y alma. En lo primero, porque Ferran Torres relevó a Sarabia; en el segundo, porque la circulación de balón fue otra. Luis Enrique dio entrada en Busquets, Asensio y Morata para hacer frente a un rival que también movía ficha: Hlozek y Cerny suplían a Lingr y Pesek. Pero antes de saber qué medicina surtiría efecto, si la española o la checa, llegó el golpe al mentón de La Roja. Bastó de nuevo un pase al hueco para retratar su defensa. En esta ocasión fue Eric Garcia el damnificado, torpe a la vez de adelantarse y cortar el balón que llegó en Kuchta para que este encarara solo en Unai. Le batio por arriba con destreza y clase. El enfado de Luis Enrique era comprensible, también el de sus internacionales, que lo intentaron por activa y por pasiva. Madeira repelió el remate de Ferran como antes del gol checo había hecho con uno de Asensio. Parecía que el fútbol no estaba este domingo de parte de La Roja, pero luego llegó el centro de Asensio y el cabezazo de Iñigo que dejó sin voz a Luis Enrique y todo el banquillo. Un buen ensayo para lo que nos queda por gritar en de seis meses en el Mundial. Pero por el pronto podemos ir enmendando nuestro camino irregular por esta Liga de las Naciones. Ginebra, este jueves, es un buen lugar para hacerlo.

Cambios

jakub jakto (23′, Jaroslav Zeleny), Ferrán Torres (45′, Pablo Sarabia), Milán Havel (45′, Jakub Jankto), adam hlozek (58′, Jakub Pesek), Václav Cerny (58′, Ondrej Lingr), Marco Asensio (60′, Dani Olmo), sergio busquet (60′, Rodri), Álvaro Morata (60′, Raúl de Tomás), Marco Llorente (71′, Koke), Václav Jurecka (77′, Jan Kuchta)

Metas

1-0, 3′: Pesek1-1, 47′: gavi2-1, 65′: Jan Kuchta2-2, 89′: Íñigo Martínez

Tarjetas

Árbitro: François Letexier
Árbitro VAR: Willy Delajod, Frederic Haquette
Rodrigo (57′, Amarilla) Coufal (90′, Amarillas)

Clasificación

Grupo 2 PT P.J. PG EDUCACIÓN FÍSICA PÁGINAS
1

4 2 1 1 0
2

4 2 1 1 0
3

2 2 0 2 0
4

0 2 0 0 2
Grupo 2 PT P.J. PG EDUCACIÓN FÍSICA PÁGINAS
1

4 2 1 1 0
2

4 2 1 1 0
3

2 2 0 2 0
4

0 2 0 0 2

Etiquetas

Siguiente

Deja tu comentario