<
>

Las discrepancias sobre la posguerra en Gaza estallan en el seno del Gobierno israelí


Si en algo ha sido consistente el Gobierno israelí en estos siete meses de asalto militar sobre la Franja ha sido en sus reticencias para articular un plan para la posguerra en Gaza. El primer ministro Binyamín Netanyahu ha cultivado la indefinición, limitándose a establecer unas cuantas líneas rojas sobre la futura gobernanza del enclave, una postura que le sirve para mantener sus opciones abiertas, evitar las deserciones en su gabinete de unidad y prolongar la guerra sine die para sobrevivir en el poder. Esa postura, sin embargo, se está volviendo cada vez más insostenible. La Casa Blanca está frustrada y maniobra para imponer sus propios planes. Tampoco los militares israelíes están contentos. Esta semana rompieron filas para culpar a la indecisión de Netanyahu del regreso de sus soldados al norte de Gaza y oponerse a un potencial gobierno militar del devastado territorio.

.

Etiquetas

, , , , , , ,

Siguiente

Deja tu comentario