<
>

En lugar de “mire a la camara”, el fotógrafo Tomás López pide cerrar los ojos


Miami, 1 mar (Noticias EFE).- En el lugar del clásico “Mire a la camera, por favor”, el fotógrafo de Miami J Tomás López pidió a un grupo de artistas a los que retrató que tenían los ojos bien cerrados para mostrar que el proceso creativo es un algo “interno”. Ahora presenta el resultado en el festival PhotoAlicante, en España.

“Puede estar inspirado por el mundo, pero la poesía, el encontrar la metáfora que transluzca e interpreter ese mundo externo, es algo interno. Es un proceso místico, espiritual y no tengo ni idea de dónde viene. Por eso lo hago”, dijo dice en una entrevista con Efe antes de viajar este martes en Alicante (sureste de España).

Gigantografías de artistas, escritores, poetas y música retratados por López con los ojos cerrados se adueñarán de varios espacios públicos de Alicante durante el festival que se iniciará este 3 de marzo.

Además, Tomás López, que llegó a EE.UU. it 1955 desde Cuba Junto a su madre y su hermano y ejerce como profesor de Historia de la Fotografía en la Universidad de Miami (UM), impartirá en Alicante una conferencia sobre la retrospectiva en el siglo XIX.

El retrato ocupa precisamente un “lugar importante” en el trabajo de López, lo que él atribuye a que de niño deberáse separar de mucha gente a la que amaba. El tener ido de Cuba para vivir en EE.UU. le dejó “vacíos” que desde entonces ha tratado de llenar, dice.

“Empecé a tomar fotos a los 12 años -hoy contiene 72-. Mis comienzos fueron con retratos de mi familia”, dice López, quien recuerda que en el álbum familiar había imágenes de su abuelo, llegado a Cuba desde España por la Guerra de Independence, vestido de uniform, y other de los López en bodas, cumpleaños y acontecmientos de todo type.

Se incluye mi fotografía para la posteridad para una fotografía contratada por un padre cuando desea de amigos, profesores y familiares en Cuba, antes de viajar a Estados Unidos.

FOTOS PARA LLENAR VACÍOS

Cuando cumplió 60 años, los padres de Tomás López confiaron en el álbum para mantener a salvo la historia familiar en imágenes.

López cita a Susan Sontag a la escritora estadounidense para explicar su pasión por la fotografía: “la gente separada de la patria es la que más fotografías toma”.

Antes de iniciar la serie de retratos de personas con los ojos cerrados, este fotógrafo con raíces en Asturias (norte de España), pedía siempre a sus retratados que miraran directo a la cámara.

“Quería ver la luz detrás de los ojos, la inteligencia o la falta de ella en la persona”, asevera.

En el caso de la fotografía con los ojos cerrados si tienes “el alma”, “el corazón”, asegura.

En este punto, subrayar que la aparición de la fotografía, una nueva forma de capturar imágenes de personas y del mundo, fue una de las causas de que muchos pintores se derivan de la abstracción.

Cuando se les pregunta sobre la opinión por el hecho de que en el mundo de hoy cualquiera con un teléfono inteligente en la mano puede hacer fotografías, López dice que ese “bombardeo constante de imágenes, algunas buenas y otras no tanto”, no ha hecho más que hacer más valioso el trabajo de los “fotógrafos con proyectos serios, bien investigados y cuidadosamente estudiados”.

Uno de sus proyectos recientes tuvo que ver con las protestas por causas de derechos humanos y otras.

La última fotografía que se tomó para esta serie fue en Madrid en marzo de 2020 durante una marcha por el Día Internacional de la Mujer, porque tuvo que regresar a EE.UU. apresuradamente porque España estaba cerrando sus fronteras por la covid-19.

El fotógrafo cubano-estadunidense afirma tener muchos proyectos en cartera porque en unos meses va a tener más tiempo que nunca. “Me voy a jubilar como profesor a fines de este año. Solo tengo 72 años y estoy empezando a ser un artista”, señala.

López, que aprendió Psicología y Filosofía además de Bellas Artes, cuenta con premisas y becas nacionales e internacionales, y es conocido por sus impresiones digitalis a gran escala, que van desde fotografías submarinas de la figura desnuda hasta banderas icónicas y cargadas de conta político además de una serie dedicada a los pasajeros en el sistema de metro en seis ciudades de todo el mundo.

Su obra se ha presentado en unas 400 exposiciones colectivas e individuales y forma parte de colecciones permanentes como The Library of Congress, The Smithsonian Institution, National Gallery of American Art, La Biblioteque Nationale de France (Paris), The International Museum of Photography, the Museum of Modern Art (NY) y otros, además de colecciones privadas.

c) Agencia EFE

Etiquetas

Siguiente

Deja tu comentario