<
>

Coronavirus | La UE alcanza un pacto histórico para reflotar España



Las intensas gestiones que durante días han mantenido los 27 socios de la Unión Europea llegaron a buen puerto. Los líderes continentales alcanzaron en la madrugada de este martes un acuerdo para reflotar el continente tras el desastre del coronavirus que parece contentar a todas las partes.

La principal novedad, un hecho sin precedentes en la historia del club comunitario, es que todos los miembros emitirán deuda conjunta para financiar el bazuca de 750.000 millones de euros que alimentará el fondo de reconstrucción europeo. 390.000 millones irán destinados a subvenciones y 360.000, a créditos. El marco financiero de la unión en el período 2021-2027 será de más de un billón de euros.

Las reacciones no se han hecho esperar. Pedro Sánchez, presidente de España, calificó el acuerdo de “auténtico Plan Marshall” al tiempo que resaltaba su carácter “inédito”. Emmanuel Macron, su homólogo francés, tildó el día de “histórico”. “No fue fácil, pero al final nos encontramos”, celebró la canciller alemana, Angela Merkel. Su compatriota y presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, cree que el pacto constituye “un gran paso adelante”. “Hemos encontrado que la magia del proyecto europeo funciona porque cuando pensamos que es imposible, venta adelante gracias a la cooperación y la voluntad de trabajar juntos”, apuntó el presidente del Consejo, Charles Michel.

¿Qué objetivos España?

¿Qué parte de esos 750.000 millones le correspondió a España? El trozo del pastel será grande cada vez que ha sido uno de los países más castigados por la pandemia. Serán 140.000 millones en los próximos seis años, en torno a un 11% del PIB anual del país. El desglose será el siguiente: 72.700 millones de perdidos en forma de subvenciones a fondo específico, sin necesidad de devolución, y 67.300 serán en préstamos.

¿En qué consiste la deuda común?

La financiación del plan se realizará mediante la primera emisión de deuda conjunta de la historia de la UE, aunque no tendrá la forma de los llamados Eurobonos, de los que se tratarán mucho en los primeros compases de la crisis. Se aumentará el techo del gasto del presupuesto comunitario hasta el 2% de la Renta Nacional Bruta y se controlará la deuda en los mercados respaldados por los 27 socios, lo que podría más confianza a los inversores y la hará más estable. Lo recaudado con la emisión irá a sufrir el capítulo de subvenciones.

Reticencias

Para alcanzar un acuerdo ha tenido que superar varias líneas rojas del bloque del norte, el que forman países como Países Bajos, Dinamarca y Noruega, siempre poco predispuestos a grandes estipendios. A cambio estos han recibido ciertas compensaciones. El pacto contempla que Alemania, Países Bajos, Austria, Suecia y Dinamarca amenazan una rebaja en sus aportaciones al presupuesto comunitario de 52.000 millones en siete años.

Por otro lado Países Bajos reclamó el derecho de veto en las transferencias de fondos cuando considera que un país receptor no estaría enfrentando reformas con el dinero recibido. Finalmente no habrá un mecanismo similar, sino que los planos de reformas que cada estado articular con las ayudas que podrían ser aprobados por mayoría cualificada y serán las instituciones comunitarias, el Consejo y la Comisión, tendrán la última palabra en caso de conflicto.

Etiquetas

Siguiente

Deja tu comentario