<
>

Atlético Baleares y Cornellà buscan no quedarse en la orilla


Atlético Baleares y Cornellà están obligados a realizar un ejercicio de superación esta tarde si no quieren quedarse en la orilla. Ambos clubes buscan llegar a la final del playoff exprés de ascenso a Segunda A. Mientras que los palmesanos deben dejar atrás el varapalo sufrido hace cuatro días ante el Cartagena (cayeron en los penaltis), los verdes quieren seguir haciendo historia y quedarse, por primera vez, a solo 90 minutos de subir al fútbol profesional. Es su tercer playoff, pero siempre se han quedado en la primera eliminatoria (hace dos cursos les eliminó el Sporting B y la campaña pasada, la Ponferradina). La historia, sin duda, les debe una a ambos.

Escudo/Bandera Cornellà

Tras superar la barrera de los cuartos de final del playoff, Guillermo Romo quiere ahora llegar a la final. Su equipo está yendo a velocidad de crucero y busca llegar a tierra firme. Para ello, el entrenador ha preparado a conciencia a una plantilla unida y que se ha convertido en un quebradero de cabeza para los rivales. El Ibiza ya dio buena cuenta de ello en la primera eliminatoria y ahora quieren hacer lo propio con el Atlético Baleares. Vuelven a dejar a su rival el cartel de favorito y los catalanes tienen claro que el camino a seguir es el mismo que recorrieron ante el conjunto ibicenco: inicio fulgurante, pegada y una buena defensa. El momento del Cornellà es idílico porque en lo que se lleva de 2020 no ha perdido ni un solo encuentro. En cuanto al equipo titular, pese a que Guillermo Romo recupera al sancionado Esteve, tiene pensado repetir el mismo bloque que contra el Ibiza, con Fer Pina y Pablo Fernández en las bandas y Eloy Gila y Becerra en punta. El delantero De Baunbag, que está cedido por el Mallorca (llegó a debutar con el primer equipo en Segunda) y vivirá el duelo como un derbi, esperará en el banquillo.

Escudo/Bandera At. Baleares

Todo valdrá para seguir adelante y dejar en la cuneta un Atlético Baleares que debe sobreponerse, por enésima vez, a un golpe anímico. El club ha tratado de lanzar mensajes positivos en los últimos días como ‘rendirse no es una opción’ y ‘sueño intacto’, pero lo cierto es que los de Mandiola deben dar un paso al frente para tratar de volver, 57 años después, a Segunda. La ocasión perdida de subir ya debe quedar en el olvido y una de las máximas preocupaciones del cuerpo técnico ha sido la de recuperar físicamente a sus jugadores porque contra el Cartagena tuvieron que competir durante 120 minutos y sufrir en una fatídica tanda de penaltis. El curso pasado ya les tocó vivir un golpe idéntico porque en la eliminatoria de campeones, el Racing les dejó KO. Tuvieron que sobreponerse y lo hicieron al vencer en la segunda eliminatoria al Melilla. Ahora quieren copiar la fórmula, pero con distinto resultado en la final porque el Mirandés les volvió a dejar con la miel en los labios. El conjunto palmesano cuenta con jugadores con experiencia como Villapalos, Rovirola, Manu Herrera y el delantero Dejan Lekic, que apunta a ser suplente. Mandiola dispone de un gran arsenal y espera que las armas no se le vuelvan a encasquillar. Es su segunda oportunidad y ya no hay margen para el error.

Etiquetas

Siguiente

Deja tu comentario