<
>

Alerta roja por expulsiones


Acto. a las 20:39

CET


La temporada pasada se cerró con 85 expulsiones en 38 días, en esta campaña son 54 en solo 13

La jornada pasada ha rendido en la liga española o tarjetas rojas, tanto como todo el mundo ha visto en la Premier League, una vez en 13 jornadas.

Siendo un número llamativo, lo es más la comparación de las expulsiones que se dan en épocas pasadas en la liga española y el ritmo de rojas que trae esta campaña. En la 2021-22 fueron 85 en 38 días, mientras que en las 13 primeras jornadas de esta 2022-23 viste 54. Una cifra realmente preocupante, más si la comparamos con los registros de las otras grandes ligas de Europa. Así, la Ligue 1 francesa es la que más busca con 55 expulsiones en 14 jornadas, para un ratio de 3,9 por cada fin de semana, mientras que en España sufre un 4,1. Muy por detrás aparecen la Serie A con 26 expulsiones (2,2 en la jornada), la Bundesliga con 22 (1,7) y la Premier con una única tarjeta roja y un ratio de 0,8 expulsiones en la jornada.

Primero y segundo

Y eso sumó que no es un problema exclusivo de Primera División, si no que se extiende a otras categorías como Segunda, donde ha contabilizado 51 rojas. Si analizamos los datos con más detalle, observamos que el bético Pezella tiene el honor de ser el único jugador de toda la liga que ha visto dos tarjetas rojas, de las 54 que ha mostrado. Mientras que el más amonestado ha sido el defensa de Osasuna, David García, con seis tarjetas (una roja), y el rayista Trejo, también con seis, ma todas ellas amarillas.

El equipo más sancionado por los árbitros es el Sevilla, con 57 tarjetas, seguido del Mallorca (56) y Osasuna (53). Y el menos amonestado se presenta al Real Madrid con 20, la mitad de las que ha visto el Atlético y diez menos de las que han enseñado al Barcelona. El Athletic, con 21, y el Villarreal y el Valladolid, completan el podio de los ‘limpios’. El Betis es el equipo con más expulsiones en esta Liga 2022/23, con seis, las mismas que en toda la temporada pasada. Sin embargo, es la convocatoria que en los últimos 32 encuentros, pesaron 8 expulsiones y jugaron en inferioridad, los de Pellegrini solo encararon la derrota en el goleador en 196 de los 2.880 minutos disputados (6,8%). Incluido tiene una cifra muy significativa para comparar el perdón en una liga versus otra. El bético Fekir ha visto una roja en 193 partidos con el Olympique de Lyon, mientras que en el Betis ha sido expulsado seis veces en 129 encuentros como jugador verdiblanco.

Si se analizan pormenorizadamente las implementaciones de los colegios, Aparecen dos árbitros con cuatro expulsiones, Pizarro Gómez (que dirigió cuatro partidos en los que jugó 16 tarjetas) y Muñiz Ruiz (con 39 amonestados en 7 partidos). El honor de ser el más ‘rápido’ de LaLiga a la hora de la desfinanciación se lo lleva un clásico, Figueroa Vázquez, que cobró 51 jugadores en cada partido, aunque sorprendentemente solo dos de ellos cobraron en la ducha antes de tiempo).

El dilema que surge al observar esta tendencia y uno de los datos más ambiciosos es si los árbitros tienen ‘culpa’ porque se quedan con el ‘gatillo fácil’ y están sacando demasiadas tarjetas, ya sean amarillas o rojas, o si es culpa de uno de los jugadores que rinde con más dureza de la habitual.

Al comienzo de la presentación temporal una de las ordenes que se dio a los arbitrosy con ello también a los que estaban en la sala VOR, era tratar de proteger a los futbolistas de ingresos que puedan poner su integridad física en el bolsillo. Algo que se produjo a raíz de una serie de episodios acaecidos en la época anterior a aquel en el que el ímpetu desmedido de algunos defensores provocó graves heridas, y pidió frenarlo. Dehí que la orden haya sido vinculante en relación con la sanción y devolución de este tipo de recibos y partidas.

visión del árbitro

EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, del grupo Prensa Ibérica, pudo hablar con miembros del cuerpo arbitral sobre esta tendencia que se está produciendo y aconsejando que en el análisis de estos partidos tiene un factor azar, como es el caso de Borja Iglesias. Son situaciones de presión en las que se llega tarde y con los tacos por delante y si se producen esas entradas que el VAR detecta claramente. Entradas que son difíciles de ver para el árbitro en el juego, pero que se reflejan en la sala de video. “Por supuesto que No se necesita una imagen congelada para tomar la decisión definitiva, sino que se acompaña del video del partido que explica claramente lo sucedido.. E de ahí que el VAR llame a l’arbiter y este no tenga más remedio que showr la roja, al ser jugadas que ponen en peligro l’integridad del rival”, apuntan desde el colectivo.

Partidos como el de Borja Iglesias o el del Celta Gabi Veiga se repetían en el inicio de la temporada porque «las tripulaciones venían a custodiar un bloque alto con mucha intensidad, y eso aumentaba el éxito de este tipo de entradas. Hijo atrapar situaciones por todo el campo en las que uno no pierde un balón y recibe muchollegando al límite en muchas ocasiones porque se va pensando no solo en robar si no también en condicionar la salida del balón desde atrás».

la simulación

Sin embargo, lo que más preocupa a los árbitros es “el simulacro”. Los jugadores han disparado las jugadas en las que simulan y le echan mucho teatro Tras asaltar a los rivales intentando provocar al colegiado, el VAR les llamó y volvieron a arbitrar el partido desde la sala del VOR al menor contacto, porque una vez existido éste, no se podía anunciar los datos que tenía el jugador. En este caso “desde el VAR no se puede asistir al colegiado cuando está amarillento y eso ha hecho mucho más difícil adquirir este tipo de juego de simulación. Es un problema grave que tenemos que afrontar en nuestro fútbol”. El parón para el Mundial parece un buen momento para reflexionar sobre esto, tanto para los árbitros como para los jugadores.

.

Etiquetas

Siguiente

Deja tu comentario