<
>

Y el cuarto fichaje debe ser Haaland



El plan está trazado y la hoja de ruta invita al optimismo. Este verano tocaba prudencia por la crisis del coronavirus (el club ha perdido cerca de 200 millones de euros al estar la afición alejada del estadio) y no era sensato acudir al mercado en modo Chelsea o Ciudad. Se ha hecho caja con los canteranos (duele, eso sí, que se ha perdido la soberanía sobre Achraf) y el regreso de Odegaard es el gran fichaje del verano. Pero lo bueno llegará en 2021. Upamecano (21 años), Camavinga (17) años Mbappé (21) no sólo traerán acento francés al proyecto de Zidane, sino juventud, talento, velocidad y atrevimiento. Las cualidades decisivas para alcanzar el éxito en el fútbol actual.

Pero la llegada que puede resultar determinante para dar el salto de calidad definitivo puede esperar un año más, 2022, aunque no descarto que el club acelere los plazos en vista de su progresión imparable. Me refiero a Erling Haaland, ese gigantón noruego al que se le caen los goles de los bolsillos. Acaba de cumplir los 20 años y en Dortmund se frotan las manos con el dineral que podrán sacar por él cuando lo pongan a la venta. A la cola están todos los grandes de Europa. El gol es el Beluga del fútbol. Cristiano y Lewandowski pueden dar fe de ello. Benzema es muy bueno, pero va para 33 años y su tarjeta no llega ya a los 30 goles por temporada. Haaland es el presente y el futuro. Esta semana, el futuro Rey Vikingo firmó un doblete espectacular ante los irlandeses del norte. Uno con la derecha y otro con la zurda. Le da igual el perfil o la posición. Tiene instinto, huele la sangre en el área enemiga, no perdona. Y pese a sus casi dos metros, corre como un guepardo. El Madrid lo ve como su futuro ‘9’. ¡Átenlo ya!

Etiquetas

Siguiente

Deja tu comentario